Argentina, país de la Demagogia, Chamuyo y Mentira

23 de noviembre de 2016

Ayer me entero que en Gualeguaychú suspendieron al elección de la reina porque este evento es un mensaje de violencia física y simbólica contra la mujer.

A nivel nacional van a obligar a todos los dueños de celulares a registrarlos para desalentar el robo de aparatos para la venta.

350 chicos autistas son desalojados de su escuela por temor a barrabravas.

Tres temas que demuestran hacia donde estamos yendo.

Lo de la reina de Gualeguaychú es el resultado de la suma de prejuicios y pura demagogia. ¿En que quedó eso de somos libres? Si una mujer quiere participar del evento ¿Por qué no tiene que poder?

Eso nos lleva a los celulares, resulta que como tenemos un gobierno de ineptos en vez de perseguir a los ladrones persiguen a la gente honesta, entonces nosotros los usuarios honestos y legales tenemos que tomarnos la molestia de tramitar cosas para evitar los ilícitos mientras que debería ser al revés.. en vez de simplificarnos la vida la complicamos. Tenemos que registrar los celulares, los autos, las motos, grabar los autos, las motos, hacer 200 trámites y llenado de formulario que te toman mas de 3 horas para vender un vehículo, etc. ¿y porque? Porque es estado inepto, reflejo de un país de ineptos, no tiene la capacidad mínima como para poder controlar el delito.

Y como será que ahora como los ineptos no pueden controlar a la gente tienen que evacuar un colegio cada vez que hay partido por los demanes de los barrabravas en vez de ponerse dura la justicia y controlar que estas cosas no sucedan.

Acuérdense esto, el día que los documentos falsos estén a la orden del día van a obligar a tatuarnos el DNI.

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

El Genoma del Pelotudo

5 de abril de 2016

Argentina es un país increíble, tiene todos los paisajes, casi todos los climas. Tenemos un suelo increíble que nos da de todo menos un cerebro.

El argentino debería ser caso de estudio, quizás sea un tema de genoma lo que lo hace pelotudo, quizás en el argentino encontramos el gen de la pelotudes, bah, o es el gen de la pelotudes o es el CI inferior a 50 puntos.

Fue cuando leí un texto que decía “No te jodía la corrupción, te jodía la igualdad” que verdaderamente entendí que tiene que existir el gen del pelotudo porque sino no se explica una frase tan pelotuda.

Vos recorrés el país y ves gente que vive de planes en vez de tener un trabajo como corresponde, los que trabajan lo hacen en función de empleos que brinda el estado a modo de ayuda para que no gente no pase hambre y los que no quieren trabajar no lo hacen y reciben dinero por no hacer absolutamente nada además de participar en marchas a las que el puntero los manda. Incluso, vas por Retiro, bajo Flores, Colegiales, Chacarita, Saavedra , etc y te preguntas ¿y la igualdad donde esta? Pero supongamos que así fuera, que el asistencialismo fuera igualdad, el genoma del pelotudo va mas allá de eso.

El genoma del pelotudo hace que las personas permitan que les hagan una colonoscopía solamente porque se las hace el candidato o gobierno que los representa ¿que quiero decir? Si comulgo con la izquierda y el gobierno es de izquierda entonces voy a dejarme robar como buen pelotudo, voy a defender al que me roba y denostar a toda la oposición, por el contrario, si no es el gobierno que me representa voy a ver todo mal, insistir con que hay que cambiar todo y me voy a oponer a absolutamente todo, oponiendome incluso a lo que está bien por el solo hecho de que el gobierno que está en el poder no me representa. Cuando el gobierno cambia y me representa porque gana el que voté, ahí acepto que me roben, defiendo cualquier cosa que hacen y me hacen mientras que el resto se opone fervientemente, se quejan absolutamente de todo, incluso de lo que apoyaban antes y defienden, y en algunos casos hasta justifican, como les robaron.

Jesús dijo “El que esté libre de pecado arroje la primera piedra” y Argentina es el único país donde desde el congreso nos muelen a cascotazos y mientras lo hacen hay gente que los siguen defendiendo o justificando.

¿Cabe alguna duda que somos unos pelotudos?

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Ganás Una Vez, te Cobran Dos Veces

23 de febrero de 2016

Argentina es un país que tiene impuestos para todo y que nunca vuelven. Dentro de esos impuestos existe el impuesto a la ganancia.
Este impuesto lo paga todo el mundo, empleado o autónomo, cuyo sueldo/facturación supere cierto monto.
Que tanto empleados como empresas tengan que pagarlo ha generado, desde hace tiempo, discusiones entre los que dicen “El sueldo no es ganancia” y los que dicen que sí, es ganancia.
En mi opinión cualquier cosa que genera dinero, sueldo y/o facturación, en definitiva son parte de un cúmulo de riqueza generada. En el caso del sueldo de un empleado el mismo proviene de un porcentaje de ganancia generada para un tercero (empleador) entonces tanto el empleador como el empleado pagan proporcionalmente a la riqueza generada.

Hasta ahí todo bien, se genera riqueza, se genera ganancia y sobre esa ganancia pagás, ahora ¿por qué una jubilación debe pagar impuesto a la ganancia?
Si vos sos un jubilado y tu haber supera cierto valor también pagás impuesto a la ganancia y es ahí donde la inmoralidad impositiva a la que el gobierno nacional argentino, independientemente de que partido sea, nos tiene acostumbrado se pone en evidencia.
La jubilación es un ahorro proveniente de un ingreso y el problema es que ese ingreso ya tributó.
Por ejemplo, si yo cobro $1000 y pagué $100 en concepto de impuesto a la ganancia sobre el total de mi sueldo y sobre ese sueldo total además me descuentan un porcentaje para la caja de jubilación, por ejemplo, $500.
El robo estatal se lleva a cabo cuando se cobra la jubilación. El día que se cobra la jubilación el estado vuelve a sacar un porcentaje en concepto de impuesto a la ganancia, si se cobra $500 el estado cobra $50 en impuestos, o sea, cobra dos veces, cobró cuando se generó riqueza, ergo ganancias, y cuando se cobró la jubilación.
Si una persona en vez de pagar jubilación ahorrara el mismo monto mensual, al jubilarse podría acceder al total del ahorro sin descuento alguno porque, lógicamente, el ahorro provino de un ingresó que ya pagó el impuesto.

 

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Tilingos con Aire de Grandeza

12 de mayo de 2015

Argentina fue un país que se caracterizaba por la buena onda de la gente. Si necesitabas una mano porque tenías un percance alguien iba a detenerse a ofrecerte ayuda.

Recuerdo, 30 años atrás, que los obreros que trabajaban en la calle al mediodía preparaban el fueguito y el asadito y también recuerdo que les pedías un pedacito de carne y te la daban sin ningún problema.

Hoy todo eso no existe.

Conforme fueron pasando los años y los gobiernos fuimos rompiendo todo bien a lo argentino. Los problemas se intentaron solucionar bien a lo argentino ¿y que es arreglar las cosas a lo argentino? Es curar un dolor de cabeza cortando la cabeza.

En Argentina todo lo que puede hacerse bien y pensado se hace rápido y mal, pero se hace rápido y mal queriendo como para dar la sensación de que se está trabajando para solucionar los problemas y el resultado de hacer las cosas rápido y mal es que no solo no se los soluciona sino que generan otros nuevos problemas los cuales también serán resueltos rápido y mal.
Toda esta seguidilla de “rápido y mal” nos trajo hasta donde estamos hoy y nos llevará a cómo vamos a estar mañana que, fiel a la historia argentina, será peor. ¿Y porque? Porque es el propio gobierno, la “clase dirigente” la que se beneficia porque los ricos jamás serán tocados.

Lo peor de nuestro “hoy” argentino es la cultura y por cultura no me refiero a conocimientos sino a su cultura en general, forma de ser, de comportarse. Respeto, educación, etc. Y son los gobiernos los que hacen todo lo necesario para que esto sea así y se quede así.

Hace unos meses leía las preguntas que el GCBA hace a los que quieren sacar el registro de conducir evidenciando como somos en realidad.

¿Qué debe hacer si tiene el semáforo a su favor en un cruce pero quedaron todavía vehículos que no terminaron en la otra vía?
Respuesta correcta: esperar que terminen de pasar y recién acelerar.

¿Qué sucede si al querer doblar en una esquina hay un peatón intentando cruzar?
Respuesta correcta: cederle el paso al peatón porque tiene prioridad.

¿Puede detenerse en fila doble para descargar?
Respuesta correcta: No, de ninguna manera.

Ahora leyendo esas 3 preguntas y sus respuestas ¿Qué pasa en la realidad? Nada, paramos la doble fila, nos cruzamos en el medio de la calle y nos agarra el semáforo en rojo y nos quedamos cruzados sin dejar que pase nadie, si doblamos el peatón más vale que se apure porque lo pasamos por encima…

Entonces yo me pregunto ¿estas actitudes son de ricos, de pobres, de gorilas, de no gorilas, de izquierda, de derecha?
La realidad es que esta es una actitud de gente de cuarta y porque somos de cuarta es que vivimos en la realidad que nos toca cada día. ¿Y cómo lo fomenta el gobierno? Sin controlar, fomentando el descontrol.

En esta realidad actual la propaganda del gobierno llevó a dividir a la sociedad, a enfrentarnos a unos contra otros… “los gorilas vs los KK”.

El otro día leía una frase que decía “los gorilas detestan la igualdad” y yo me pregunto ¿Quién puede ser tan ingenuo, por no decir pelotudo, como para creer algo así?

Esto me generó otras dudas ¿a que llaman igualdad? ¿A tener un auto? ¿A tener un celular? ¿A comer más de lo que deberías? Estas preguntas generaron más dudas que respuestas porque convengamos que todos queremos tranquilidad, comodidad, etc. pero la ¿y la igualdad de trabajar? ¿De estudiar? O sea, del esfuerzo, de esa igualdad no habla nadie de los que apoyan al gobierno, siquiera la reclaman.

La diferencia entre Ayudar y “Ayudar” es abismal. No se ayuda a alguien con dinero, se lo ayuda con trabajo, educación, enseñándole a ganarse las cosas. Considero que la gente no se quejaría de los impuestos si estos en vez de destinarse a comprar votos se los destinara a ayudar verdaderamente.

El otro día caminando por la calle veía gente trabajando de “despega carteles”. Básicamente iban limpiando las paredes, paradas de colectivos, etc., en los cuales había pegatinas, o sea, limpiaban la ciudad y me decía a mí mismo “este es el camino, es la forma”. Veía a esa gente ganándose la vida. Después se puede discutir si ganan bien o mal, pero es la forma. Me gustaría ver a los beneficiarios de planes sociales obligados a estudiar o trabajar, una de dos, pero OBLIGADOS, que devuelvan algo a la sociedad y que aprendan en el proceso. Que aprendan un oficio o simplemente que se hagan de la cultura del trabajo y que esto los ayude a progresar. Eso es igualdad. Hoy están bajo el yugo del estado, un estado les pisa la cabeza a través de las dádivas, porque el día que “los ayudados” vean que pueden tener más, ese día no van a poder ser dominados. Y para mantener ese yugo usan la propaganda para “los defensores de los pobres” defiendan esto bajo la bandera de la “ayuda social”. Y cómo será el yugo que los chicos de las zonas más carenciadas, contaminados de violencia, que pegan a los maestros, pasan de grado sin importar si aprendieron o no, siendo ignorantes pero con netbook. ¿De qué sirve una netbook en manos de un ignorante? Es como darle una pala y no enseñarles a cavar un pozo.

No somos otra cosa que tilingos, tilingos que nos creemos grandes y mientras nos creemos grandes los “vivos”, los políticos a los que unos defienden como si fueran sus propios padres, nos manipulan a su antojo, nos enfrentan a unos contra otros para cegarnos de la verdad, que al igual que un virus, infectan a nuestra propia sociedad, nos enferman y nos usan para seguir dándose una vida de lujos a las que nosotros, simples mortales, no vamos a poder acceder nunca.

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Bienvenido a Imbecilandia

18 de junio de 2014

Argentina está a un pasito del default.
No está bien, es increíble que un país que fue tan rico como este esté en la posición en la que se encuentra ahora y a esto no es que se llegó solo por la soberbia incontenible de los Kirchner sino que este es el resultado de este y todos los gobiernos anteriores. Nadie nos obligó a pedir dinero, lo hicimos nosotros solitos y un grupito, el que lo pidió se lo llevó mientras otro grupito apoyaba al gobierno que lo pedía.

No indigna que todos estos fueran gobiernos de ladrones o inútiles, que la sumatoria de chorros o imbéciles nos llevara a esto, lo que indigna es que hubo gente que apoyó y vitoreó a todos estos gobiernos y el resultado salta a la vista, estamos a un paso de irnos al caño, lo que confirma el dicho de que “cada país tiene el gobierno que se merece”.

El lugar que ocupamos y la situación en la que estamos es el resultado de la sociedad que formamos, lo que somos, ladrones imbéciles.

Ladrones en los gobiernos e imbéciles en los pueblos que lo apoyamos.

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Hasta donde se Tranza

9 de octubre de 2013

Hace un tiempo me puse a charlar con una persona cuya forma de ver la política o el mundo es diametralmente opuesta a la mía y en un momento de la charla yo planteo que los del gobierno no llegan a donde llegan por ser buena gente, que para llegar ahí hay que garcar, sucio, tramposo, porque la política de este país esta regenteada por mafiosos, yo digo y sostengo que el “roban pero hacen” no sirve porque a mi, como creo que a casi todo el mundo, mis padres me enseñraron que robar es malo, que lo que obtengo sin trabajar lo tuvo que trabajar otro por mi, que el que roba debe ir preso y la respuesta que obtuve de esta persona fue “a veces hay que tranzar, ¿preferís uno que robe mas? Este por lo menos hace algo por los pobres” y la realidad es que si no hubiera personas como nuestros gobernantes que se la pasan de afano y transa no habría pobres.
Claro que pensar en los políticos corruptos, en los ladrones de gobierno, conlleva un sentimiento de bronca aparejado. Siempre se escucha “son todos ladrones”, “que se vayan”, alguno mas radical, “hay que colgarlos en una plaza pública”, algun naíve, “hay que rajarlos con el voto popular” y quedándome con la última frase me pregunto ¿a quien voy a votar si son todos lo mismo?.
Son todos lo mismo porque no es un tema de profesión, no es un tema de “clase” es un tema de ideosincracia, el argentino en general es corrupo. Cualquier rubro, grande o chico, tiene corruptos dentro y el volumen de corrupción va a depender de la cantidad de dinero que se maneje.
El rubro informático está lleno de piratones que estafan a la gente con los equipos que arman, la mecanica arreglando parte y rompiendo parte y ni hablar de rubros donde manejen mucho dinero. Obviamente hay gente honesta pero en general el país está podrído. Y si no me creen averiguen en su entorno si no tienen a nadie al que le gustaría agarrar  la manija y salvarse…

 

A continuación copio y pego la carta que escribió René Favaloro antes de suicidarse, es la visión de una persona que bajó los brazos y se dió cuenta que luchar contra la los vicios arraigados de este pasís no tiene sentido…


(Del Dr. René Favaloro/ julio 29-2000 – 14,30 horas)

Si se lee mi carta de renuncia a la Cleveland Clinic, está claro que mi regreso a la Argentina (después de haber alcanzado un lugar destacado en la cirugía cardiovascular) se debió a mi eterno compromiso con mi patria. Nunca perdí mis raíces.. Volví para trabajar en docencia, investigación y asistencia médica. La primera etapa en el Sanatorio Güemes, demostró que inmediatamente organizamos la residencia en cardiología y cirugía cardiovascular, además de cursos de post grado a todos los niveles. Le dimos importancia también a la investigación clínica en donde participaron la mayoría de los miembros de nuestro grupo. En lo asistencial exigimos de entrada un número de camas para los indigentes. Así, cientos de pacientes fueron operados sin cargo alguno. La mayoría de nuestros pacientes provenían de las obras sociales. El sanatorio tenía contrato con las más importantes de aquel entonces.

La relación con el sanatorio fue muy clara: los honorarios, provinieran de donde provinieran, eran de nosotros; la internación, del sanatorio (sin duda la mayor tajada).

Nosotros con los honorarios pagamos las residencias y las secretarias y nuestras entradas se distribuían entre los médicos proporcionalmente.

Nunca permití que se tocara un solo peso de los que no nos correspondía.

A pesar de que los directores aseguraban que no había retornos, yo conocía que sí los había. De vez en cuando, a pedido de su director, saludaba a los sindicalistas de turno, que agradecían nuestro trabajo.

Este era nuestro único contacto.
A mediados de la década del 70, comenzamos a organizar la Fundación. Primero con la ayuda de la Sedra, creamos el departamento de investigación básica que tanta satisfacción nos ha dado y luego la construcción del Instituto de Cardiología y cirugía cardiovascular.
Cuando entró en funciones, redacté los 10 mandamientos que debían sostenerse a rajatabla, basados en el lineamiento ético que siempre me ha acompañado. La calidad de nuestro trabajo, basado en la tecnología incorporada más la tarea de los profesionales seleccionados hizo que no nos faltara trabajo, pero debimos luchar continuamente con la corrupción imperante en la medicina (parte de la tremenda corrupción que ha contaminado a nuestro país en todos los niveles sin límites de ninguna naturaleza). Nos hemos negado sistemáticamente a quebrar los lineamientos éticos, como consecuencia, jamás dimos un solo peso de retorno. Así, obras sociales de envergadura no mandaron ni mandan sus pacientes al Instituto.

¡Lo que tendría que narrar de las innumerables entrevistas con los sindicalistas de turno!

Manga de corruptos que viven a costa de los obreros y coimean fundamentalmente con el dinero de las obras sociales que corresponde a la atención médica.

Lo mismo ocurre con el PAMI. Esto lo pueden certificar los médicos de mi país que para sobrevivir deben aceptar participar del sistema implementado a lo largo y ancho de todo el país.

Valga un solo ejemplo: el PAMI tiene una vieja deuda con nosotros (creo desde el año 94 o 95) de 1.900.000 pesos; la hubiéramos cobrado en 48 horas si hubiéramos aceptado los retornos que se nos pedían (como es lógico no a mí directamente).

Si hubiéramos aceptado las condiciones imperantes por la corrupción del sistema (que se ha ido incrementando en estos últimos años) deberíamos tener 100 camas más. No daríamos abasto para atender toda la demanda.

El que quiera negar que todo esto es cierto que acepte que rija en la Argentina, el principio fundamental de la libre elección del médico, que terminaría con los acomodados de turno.

Lo mismo ocurre con los pacientes privados (incluyendo los de la medicina prepaga) el médico que envía a estos pacientes por el famoso ana-ana , sabe, espera, recibir una jugosa participación del cirujano.

Hace muchísimos años debo escuchar aquello de que Favaloro no opera más! ¿De dónde proviene este infundio?. Muy simple: el pacientes es estudiado. Conclusión, su cardiólogo le dice que debe ser operado. El paciente acepta y expresa sus deseos de que yo lo opere. ‘Pero cómo, usted no sabe que Favaloro no opera hace tiempo?’. ‘Yo le voy a recomendar un cirujano de real valor, no se preocupe’.

El cirujano ‘de real valor’ además de su capacidad profesional retornará al cardiólogo mandante un 50% de los honorarios!

Varios de esos pacientes han venido a mi consulta no obstante las ‘indicaciones’ de su cardiólogo. ‘¿Doctor, usted sigue operando?’ y una vez más debo explicar que sí, que lo sigo haciendo con el mismo entusiasmo y responsabilidad de siempre.
Muchos de estos cardiólogos, son de prestigio nacional e internacional.
Concurren a los Congresos del American College o de la American Heart y entonces sí, allí me brindan toda clase de felicitaciones y abrazos cada vez que debo exponer alguna ‘lecture’ de significación. Así ocurrió cuando la de Paul D. White lecture en Dallas, decenas de cardiólogos argentinos me abrazaron, algunos con lágrimas en los ojos.
Pero aquí, vuelven a insertarse en el ‘sistema’ y el dinero es lo que más les interesa.

La corrupción ha alcanzado niveles que nunca pensé presenciar. Instituciones de prestigio como el Instituto Cardiovascular Buenos Aires, con excelentes profesionales médicos, envían empleados bien entrenados que visitan a los médicos cardiólogos en sus consultorios. Allí les explican en detalles los mecanismos del retorno y los porcentajes que recibirán no solamente por la cirugía, los métodos de diagnóstico no invasivo (Holter eco, camara y etc, etc.) los cateterismos, las angioplastias, etc. etc., están incluidos.

No es la única institución. Médicos de la Fundación me han mostrado las hojas que les dejan con todo muy bien explicado. Llegado el caso, una vez el paciente operado, el mismo personal entrenado, visitará nuevamente al cardiólogo, explicará en detalle ‘la operación económica’ y entregará el sobre correspondiente!.

La situación actual de la Fundación es desesperante, millones de pesos a cobrar de tarea realizada, incluyendo pacientes de alto riesgo que no podemos rechazar. Es fácil decir ‘no hay camas disponibles’.

Nuestro juramento médico lo impide.

Estos pacientes demandan un alto costo raramente reconocido por las obras sociales. A ello se agregan deudas por todos lados, las que corresponden a la construcción y equipamiento del ICYCC, los proveedores, la DGI, los bancos, los médicos con atrasos de varios meses.. Todos nuestros proyectos tambalean y cada vez más todo se complica.

En Estados Unidos, las grandes instituciones médicas, pueden realizar su tarea asistencial, la docencia y la investigación por las donaciones que reciben.

Las cinco facultades médicas más trascendentes reciben más de 100 millones de dólares cada una! Aquí, ni soñando. Realicé gestiones en el BID que nos ayudó en la etapa inicial y luego publicitó en varias de sus publicaciones a nuestro instituto como uno de sus logros!. Envié cuatro cartas a Enrique Iglesias, solicitando ayuda (¡tiran tanto dinero por la borda en esta Latinoamérica!) todavía estoy esperando alguna respuesta. Maneja miles de millones de dólares, pero para una institución que ha entrenado centenares de médicos desparramados por nuestro país y toda Latinoamérica, no hay respuesta.
¿Cómo se mide el valor social de nuestra tarea docente?
Es indudable que ser honesto, en esta sociedad corrupta tiene su precio. A la corta o a la larga te lo hacen pagar.

La mayoría del tiempo me siento solo. En aquella carta de renuncia a la C. Clinic , le decía al Dr. Effen que sabía de antemano que iba a tener que luchar y le recordaba que Don Quijote era español!
Sin duda la lucha ha sido muy desigual.
El proyecto de la Fundación tambalea y empieza a resquebrajarse.
Hemos tenido varias reuniones, mis colaboradores más cercanos, algunos de ellos compañeros de lucha desde nuestro recordado Colegio Nacional de La Plata, me aconsejan que para salvar a la Fundación debemos incorporarnos al ´sistema’.

Sí al retorno, sí al ana-ana.

‘Pondremos gente a organizar todo’. Hay ‘especialistas’ que saben como hacerlo. ‘Debes dar un paso al costado. Aclararemos que vos no sabes nada, que no estás enterado’. ‘Debes comprenderlo si querés salvar a la Fundación’.

¡Quién va a creer que yo no estoy enterado!

En este momento y a esta edad terminar con los principios éticos que recibí de mis padres, mis maestros y profesores me resulta extremadamente difícil. No puedo cambiar, prefiero desaparecer.

Joaquín V. González, escribió la lección de optimismo que se nos entregaba al recibirnos: ‘a mí no me ha derrotado nadie’.
Yo no puedo decir lo mismo. A mí me ha derrotado esta sociedad corrupta que todo lo controla. Estoy cansado de recibir homenajes y elogios al nivel internacional. Hace pocos días fui incluido en el grupo selecto de las leyendas del milenio en cirugía cardiovascular.

El año pasado debí participar en varios países desde Suecia a la India escuchando siempre lo mismo.
‘¡La leyenda, la leyenda!’

Quizá el pecado capital que he cometido, aquí en mi país, fue expresar siempre en voz alta mis sentimientos, mis críticas, insisto, en esta sociedad del privilegio, donde unos pocos gozan hasta el hartazgo, mientras la mayoría vive en la miseria y la desesperación. Todo esto no se perdona, por el contrario se castiga.

Me consuela el haber atendido a mis pacientes sin distinción de ninguna naturaleza. Mis colaboradores saben de mi inclinación por los pobres, que viene de mis lejanos años en Jacinto Arauz.

Estoy cansado de luchar y luchar, galopando contra el viento como decía Don Ata.

No puedo cambiar.
No ha sido una decisión fácil pero sí meditada.
No se hable de debilidad o valentía.

El cirujano vive con la muerte, es su compañera inseparable, con ella me voy de la mano.

Sólo espero no se haga de este acto una comedia. Al periodismo le pido que tenga un poco de piedad.

Estoy tranquilo. Alguna vez en un acto académico en USA se me presentó como a un hombre bueno que sigue siendo un médico rural. Perdónenme, pero creo, es cierto. Espero que me recuerden así.

En estos días he mandado cartas desesperadas a entidades nacionales, provinciales, empresarios, sin recibir respuesta.

En la Fundación ha comenzado a actuar un comité de crisis con asesoramiento externo. Ayer empezaron a producirse las primeras cesantías. Algunos, pocos, han sido colaboradores fieles y dedicados. El lunes no podría dar la cara.

A mi familia en particular a mis queridos sobrinos, a mis colaboradores, a mis amigos, recuerden que llegué a los 77 años. No aflojen, tienen la obligación de seguir luchando por lo menos hasta alcanzar la misma edad, que no es poco.

Una vez más reitero la obligación de cremarme inmediatamente sin perder tiempo y tirar mis cenizas en los montes cercanos a Jacinto Arauz, allá en La Pampa.
Queda terminantemente prohibido realizar ceremonias religiosas o civiles.

Un abrazo a todos

René Favaloro

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Ideologías en Tiempos en que el Planeta no da para Todos

1 de mayo de 2013

Pobres.

Todas las ideologías políticas, o casi todas, giran en torno a la pobreza y todos los políticos del mundo hablan de los pobres y que es  lo que hay que hacer para terminar con la pobreza y se jactan de cuanto ayudan a los pobres durante ese período de transición hasta que logran erradicarla.

El origen de la pobreza somos nosotros, la originamos cuando consumimos, cuando compramos un televisor, una computadora, un auto y nos jactamos de querer terminar con ella.

Hace 40 años los costos de decenas de productos no eran los mismos que ahora, un automóvil, un televisor, luego una computadora, eran bienes de lujo no bienes de consumo.
Hoy en día un trabajador promedio esforzándose puede comprar una computadora o dos, un televisor o dos, pagándolos en cuotas o no. Obviamente uno podrá comprar peor o mejor calidad dependiendo de su bolsillo pero básicamente, con esfuerzo, comprar una TV no es imposible y lo mismo es con otros productos. El tema es que el esfuerzo que puso otro trabajador para fabricar ese electrodoméstico es superior al del comprador, esto que quiere decir, que cuando más esfuerzo haga el fabricante menos esfuerzo deberá realizar el comprador. Esto llevado a la práctica es que cuanto peor pago sea el obrero o menos obreros emplee más barato va a costar el producto.

Leyendo esa última afirmación ideologías de izquierda parecerían ser las que habría que aplicar para nivelar estas injusticias ¿y porque no?

Imaginemos que un país como China, de la noche a la mañana, decide dar la posibilidad a cada una de sus familias para que además de trabajar por comida multipliquen el ingreso de tal forma que cada familia pueda adquirir 2 teléfonos celulares, 1 televisor de LED, una computadora, 1 aire acondicionado, un auto o una moto y varios de los electrodomésticos que hoy uno puede tener o no en la cocina.

¿Qué pasaría con el mundo si esto sucede?
No alcanzaría el mundo para nadie.
El asunto es que, planteada como está hoy nuestra realidad, o por lo menos la realidad del mundo occidental, la pobreza es la única que sostiene a la sociedad de consumo.

Ni la derecha, ni el centro, ni la izquierda son la solución para esta, la única solución es terminar con la sociedad de consumo, ahora esto, además de ir en contra de intereses de corporaciones,  va a implicar un cambio radical en nuestro estilo de vida, en nuestras aspiraciones. Vamos a tener que volver a pagar los precios de antes por las cosas, 4, 5, 6 o 7 veces más caras de lo que lo pagamos hoy lo cual también va a encarecer otras cosas como la salud, la educación, etc.
Todo esto terminaría balanceando la ecuación, trabajadores mejores pagos fabricando objetos que casi nadie puede comprar y que se venderían poco lo que resultaría en despidos porque si no se vende no se cobra y si no se cobra no se puede pagar.

Todo esto me lleva a pensar en que somos culpables de la pobreza, que ni la derecha, ni el centro, ni la izquierda tienen un plan concreto para solucionar este problema, y que nos guste o no, lamentablemente la mitad del mundo va vivir mal para que la otra viva hasta encontrar una solución real porque, mientras tanto, el mundo no alcanza para que todos vivamos como nos merecemos.

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

La Mala Memoria Peronista

21 de junio de 2012

Dijo De Vido en función del paro de Moyano: “este es un conflicto inusitado, no recuerdo en gobiernos anteriores que hayan tenido un paro de esta naturaleza; realmente estamos ante un hecho que tiene una envergadura sin precedentes y clara connotación política y corporativa”. (fuente)
Supongo que no habría nacido en la epoca de Alfonsin o bien debe haber vivido fuera del país. Creo que le pararon hasta los relojes en esa epoca.

Es la primera vez que un gobierno peronista prueba su propia receta, la utilización del paro como medio de apriete. Quizás Argentina está cambiando y ahora haya mas de una mafia gubernamental disputandose la torta.

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Al Mejor Estilo Goebbels, Amado Boudou y sus Peces de Colores

9 de mayo de 2012

Uno de los títulos dle diario oficialista Crónica reza:

“Argentina, mejor que Brasil y Estados Unidos

Según datos arrojados por Amado Boudou en el marco del Consejo de las Américas, nuestra república está por encima de ambos paises en cuanto al nivel de apertura al comercio internacional. El vicepresidente destacó el crecimiento de las importaciones en los últimos dos años. (fuente)”

¿Qué pretendían que dijera, que estamos detrás de Angola?

Hay solo dos opciones, creerle solo porque lo dice él y crónica o mirar un poco más allá de donde los medios y el gobierno quieren hacernos mirar.

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark

Los Impuestos Superan al Valor Real del Producto

7 de mayo de 2012

Ayer se me ocurrió comprar espinaca supercongelada y luego de ver los precios compré la de la marca propia del supermercado.
Llegué a la caja y como había una cola tremenda, para pasar el tiempo comencé a leer las cosas que decían los empaques de las cosas que había comprado y cuando llegué a la espinaca vi que decía “Producto Importado de España” y me sorprendió. Seguí leyendo y encontré que las latas de champignones que había comprado, y que son de buena calidad, eran de China y así con otros productos.

Todo esto me llevó a preguntarme ¿Qué es lo que está mal con nuestros productos? ¿Cómo puede ser que un producto que recorre 16.000 km hasta mi mesa sea más barato que uno local?

Veamos es caso de la espinaca, la misma la cultivan en un granja en España, se empaca y es enviada a la planta procesadora, la procesan y empaquetan, sin perder la cadena de frío la empacan en un contenedor especial para transportar alimentos congelados, este paga impuestos y demás cánones para la exportación además de otros impuestos locales. Esta mercadería se embarca, se paga el transporte además de los seguros. Llega a Argentina. Paga derechos para ingresar al país, los servicios de descarga, sin perder la cadena de frío se lo envía a depósitos acondicionados para este tipo de mercaderías, se los carga y transporta al supermercado local el cual va a ser el encargado de venderlo.
Ahora veamos qué pasa con un producto en Argentina (o que debería pasar). Se lo cultiva, se empaca y es enviada a la planta procesadora, la procesan y empaquetan, sin perder la cadena de frío la empacan en un camión y la envían a depósito del cual será llevada al supermercado local.

¿Cómo puede ser que la misma mercadería importada cueste más barato que la local cuando la local no paga ni la mitad de los gastos que paga una importada?
Entiendo que existen subsidios y demás pero es grotesca la diferencia de precios. Argentina devalúa más y más y en vez de costarnos menos las cosas nos cuestan mas.

¿Moreno que está haciendo con los controles a las importaciones? ¿Intentar que estas diferencias no se noten impidendo que ingresen o gravandole mas impuestos?

Argentina debería tomar medidas reales para que la mercadería local verdaderamente cueste menos  en vez de que esté más barata porque la importada paga más impuestos.

bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark bookmark